sábado, diciembre 16, 2006

Rebatinga de navidad

Sí señores, estamos en esa temporada de cenas de navidad que parece no librarse nadie, y yo no soy la excepción. Ya llevo 5, y me quedan otras tantas... es época de reunión con amigos, compañeros de trabajo, ex compañeros de trabajo, compañeros de ex compañeros de trabajo, compañeros de ex trabajo, compañeros de piso, compañeras sin más, ex amigos, futuros amigos, familia, ex familia.... las combinaciones, como la quiniela, son infinitas.

Ayer tuve uno de estos eventos, de amigos ex compañeros de piso y anexos a su respectivo grupo de amigos. Como los presupuestos personales y familiares cada vez son más precarios, las reuniones con este motivo se celebran con más frecuencia en locales domésticos en detrimento de los públicos, que parecen cumplir la ley de la oferta y la demanda al centavo y optan por elevar sus precios como si se tratara de auténticos banquetes nupciales. Así que la opción casera fue la más adecuada.

La peculiaridad de esta reunión recayó en la naturaleza de la entrega de obsequios. Rompiendo con el tradicional "amigo secreto", la anfitriona y su futuro desposado optaron por la opción de la "rebatinga", que consiste en que cada asistente (con independencia de su estado civil y/o moral) debía acudir a la cita con dos regalos, uno real y uno falso, o broma, y de ahí la palabra "rebatinga" (que si bien es cierto que el diccionario la define como trifulca, safarrancho o similares, nuestra mexicana anfitriona decidió bautizarlo de esa manera).

En mi caso, la duda sobre los obsequios se mantuvo hasta la víspera, y con la ayuda de amistades varias por fin di con el regalo de broma perfecto, mismo que no describiré por pudor. El verdadero fue un chollo que encontré en una tienda de menaje de hogar, y consistió en una fondue para 6 personas que estaba rebajada por ser la última en exposición (amén de su calidad de manufactura, que la verdad sea dicha, dejaba mucho que desear, pero una fondue es una fondue...).

La expectación de la mayoría de treintañeros asistentes no se hizo esperar, y la anfitriona, tras la cena y alguna que otra copa, harta de la insistencia de su decena de invitados, decidió dar comienzo al intercambio de presentes.

Todos los obsequios se colocaron en una mesa, y todos sentados alrededor de ésta y por turnos, fuimos tirando dados, de forma que el que sacara dos dados con el mismo número, podía elegir regalo, sin saber por supuesto si se trataba de verdadero o falso, pero si el jugador sacaba dos "unos" debía devolver uno de sus regalos, en caso de tener. Cuando los regalos se terminaron, siguieron 7 turnos, y si el concursante sacaba dos "seises" podía robar un regalo a cualquiera de sus compañeros.

Mi suerte, como siempre, fue buena al principio y mala al final. De sacar dos regalos de golpe, poco a poco mis co-tertulianos fueron 'mangando' mis presentes, hasta quedarme sin uno. Al darse esa situación, la anfitriona decidió que el que más regalos tuviera debía obsequiarme uno, por la clara situación de desventaja.

En resumidas cuentas, me libré de llevarme un ábaco para un crío de 3 años y una almohada de viaje, y a cambio recibí un juego de 4 vasos para cerveza. No estuvo mal después de todo... Entre los regalos que salieron hubo de todo: un diario, un juego de lápices, un tanga con forma de pingüino, una correa para perro invisible, un tubo de Hemoal en toallitas, un chato de vino, un niño cagón, un bolígrafo con radio am/fm integrado, una zambomba, una diadema con cuernos de alce, entre otros que no recuerdo por culpa de alguna copa de más.

La velada concluyó a eso de las 3 de la mañana, con una franca sonrisa en la cara de todos y de todas, y el buen sabor de boca que a veces iniciativas tan ridículas e infantiles como la descrita se desmarcan radicalmente del sopor que supone en unos casos y la vergüenza ajena en muchos otros en lo que se refiere a este tipo de reuniones, en especial las que tienen que ver con la vida laboral y no con la personal. Siento gran satisfacción de haber compartido un rato con este grupo que me ha acogido dentro del suyo y forman parte del mío.

Por una vez, me congratulo de haber asistido a la "cena de navidad".

Comments:
Yo creo que habría que erradicar el "amigo invisible", pues en la mayoría de los casos es un verdadero marrón. Lo de la rebatinga pacífica, puede ser una buena alternativa, pero sigue siendo un marrón antieconómico. En todo caso, siempre es interesante recibir algún regalo siempre. Un abrazo

Salud
 
Hello I just entered before I have to leave to the airport, it's been very nice to meet you, if you want here is the site I told you about where I type some stuff and make good money (I work from home): here it is
 
hello, i emailed you but got an error. anyway here's the reg cleaner i uses, this shit is good, don't stay without protection!
 
look this is the "diet" i told you about you should really enter the site :) bye enter the site
 
Publicar un comentario



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?